martes, 14 de septiembre de 2010

Lesiones deportivas más frecuentes

¿Qué son las lesiones deportivas?

“Las lesiones deportivas” son lesiones que ocurren durante la práctica de un deporte o durante el ejercicio físico. Algunas ocurren accidentalmente. Otras pueden ser el resultado de malas prácticas de entrenamiento o del uso inadecuado del equipo de entrenamiento. Algunas personas se lastiman cuando no están en buena condición física. En ciertos casos, las lesiones se deben a la falta o escasez de ejercicios de calentamiento o estiramiento antes de jugar o hacer ejercicio.




¿Cuáles son las más comunes?

Las lesiones más comunes son:


  • Esguinces o torceduras de ligamentos y desgarros de músculos y tendones




  • Lesiones en la rodilla




  • Hinchazón muscular




  • Lesiones en el tendón de Aquiles




  • Dolor a lo largo del hueso de la canilla (tibia)




  • Fracturas




  • Dislocaciones.




  • Raspaduras.




  • ¿Cómo se pueden prevenir las lesiones deportivas?


    Los siguientes consejos pueden ayudarle a evitar las lesiones deportivas:

    • Cuando se agache, no doble las rodillas más allá del punto medio
    • No tuerza las rodillas al estirarse. Mantenga los pies planos en la superficie lo más que pueda
    • Cuando brinque, doble las rodillas al aterrizar
    • Los ejercicios de calentamiento son imprescindibles antes de practicar cualquier deporte
    • Haga ejercicios de estiramiento antes de practicar deportes o hacer ejercicio
    • No se esfuerce demasiado
    • Haga ejercicios de enfriamiento después de practicar deportes o hacer ejercicio
    • Use calzado de talla apropiada, que provea estabilidad y que absorba el impacto
    • Use superficies que sean lo más blandas posibles para hacer ejercicio; no corra en el asfalto o el cemento
    • Corra en superficies planas.

     

    ¿Qué debo hacer si me lesiono?


    Nunca trate de “aguantar” el dolor de una lesión deportiva. Deje de jugar o hacer ejercicio cuando sienta dolor. El continuar sólo puede empeorar la lesión. Algunas lesiones deben ser inmediatamente examinadas por el médico. Otras las puede tratar usted mismo.
    Llame a un médico cuando:

    • La lesión causa dolor severo, hinchazón o adormecimiento
    • Usted no puede sostener ningún peso en el área lesionada
    • Una lesión previa le duele
    • Una lesión previa se hincha
    • La articulación no se nota normal o se nota inestable.

    Si usted no tiene ninguno de estos síntomas, puede tratar la lesión en su casa sin peligro. Si el dolor u otros síntomas empeoran, debe llamar a un médico. Use el método HICER (Hielo, Compresión, Elevación y Reposo) para aliviar el dolor, reducir la hinchazón y acelerar la recuperación. Siga estos cuatro pasos tan pronto ocurra la lesión y continúe haciéndolo al menos por 48 horas.

    • Hielo. Ponga una compresa de hielo en el área lesionada por 20 minutos, de cuatro a ocho veces al día. Para esto, puede usar una compresa fría o una bolsa de hielo. También, puede usar una bolsa plástica llena de hielo molido y envuelta en una toalla. Quítese el hielo después de 20 minutos para evitar una quemadura de frío.
    • Compresión. Distribuya igual presión (compresión) sobre el área lesionada para ayudar a reducir la hinchazón. Puede usar un vendaje elástico, una bota especial, un yeso o un entablillado. Pregúntele a su médico cuál de éstos es mejor para su lesión.
    • Elevación. Para ayudar a reducir la hinchazón, ponga el área lesionada sobre una almohada, y asegúrese de que quede a un nivel más alto que su corazón.
    • Reposo. Reduzca sus actividades regulares. Si se ha lesionado el pié, el tobillo o la rodilla, no se apoye en esa pierna. Ayúdese con una muleta. Si el pié o tobillo derecho está lesionado, use la muleta en el lado izquierdo. Si el pié o tobillo izquierdo es el que está lesionado, entonces use la muleta en el lado derecho.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada